» » » Hike&Learn: Arco del Coronadero y Acroyoga

Hike&Learn: Arco del Coronadero y Acroyoga

El pasado sábado 12 de Mayo realizamos una actividad de lo más interesante. Quedamos en el punto de encuentro junto a la machacadora de Juan Grande. Allí dejamos los vehículos atrás y nos introducimos lentamente en el árido paisaje de Barranco Hondo. El encanto del paisaje comenzó a observarse a los pocos minutos, desde que abandonamos la zona de partida. El sol nos acompañó durante toda la jornada, aún así, realizamos el sendero encontrando siempre sombras donde beber agua y descansar unos minutos.

El sendero se extiende por a traves del cañón donde el viento y la lluvia se han encargado de dar a la roca formas de belleza singular. Un gran conjunto de cuevas nos da la bienvenida, algunas de ellas utilizadas en su momento por ganaderos o caminantes para descansar.

Cada vez más envueltos por la altura que alcanzan las paredes del barranco, el guía nos sorprendió con anécdotas sobre la fauna y flora local.

A mitad de camino, se alzó frente a nosotros una formación rocosa realmente destacable, impresiona la altura que adquiere frente a nuestra posición, le denominan “La Catedral”.

Esta ruta se considera de un nivel de dificultad medio debido al último tramo de subida hasta la cima, cerca del Arco del Coronadero. Antes de comenzar dicho ascenso pudimos divisar el arco con el sol pasando a través, una imagen que fue posible gracias a realizar la ruta al atardecer.

Nuestros técnicos aseguraron el paso durante el ascenso en todo momento, con cuerdas preparadas en caso de que algún participante necesitará apoyo, algo que no fue necesario al estar el grupo en muy buena forma.

Finalizada esta parte, llegamos al punto fuerte de la actividad, la sesión de acroyoga. Tras unos minutos para descansar y disfrutar de las increíbles vistas desde lo alto del barranco, nuestro especialista en acroyoga nos dio una introducción para poder comenzar la sesión.

Todos los participantes seguimos sus pautas y disfrutamos haciendo las figuras iniciales en pareja. Nuestro experto estuvo pendiente de su evolución y todos pudimos practicar con él, disfrutando mucho con las figuras realizadas. Las caras rebosaban alegría y relajación, ¡daba gusto verlos!

El deporte nos abrió el apetito, por lo que al terminar la sesión ofrecimos una pieza de fruta a todos los participantes antes de iniciar el último tramo hasta el Arco. Nos hicimos fotos con la peculiar formación e iniciamos el camino de vuelta.

La parte final consta de un sendero muy fácil de caminar que desciende hasta la base del barranco por donde volvimos al punto de encuentro inicial.

¡Una tarde encantadora tras la que regresamos renovados y con ganas de seguir conociendo la isla con Climbo!

Dejar un comentario

*